N u s
 

l       t

e ~  e 

   

                                - 2 4 h s -


CUALQUIERA

Escritos curiosos de variada procedencia:

CLÍNICOS            CON HISTORIA            RECETARIO            DE LA LENGUA


TESTIMONIAL

~| Carta a los políticos, jueces y demás autoridades |
~
| Vuelven los hijos del espacio |
~| Una reflexión |
~| Manifiesto del Unabomber |
~| Increíble y creíble |
~| Viaje sentimental |
~| Petrona C. de Gandulfo: una mujer positiva |
~| Descripción de objetos robados |
~| Animales que desaparecen |
~| Declaración de Caffaratto |
~| La gloria |
~| José Luis Borges |
~| Viaje al Río de la Plata |
~| Hay una deportista más en el mundo |
~| Entrevista a Marlon Brando |
~| La carta robada |
~| Exposición judicial |


 

~ Carta a los políticos, jueces y demás autoridades

 

    Apreciados Señores y Señoras:

    Nosotros somos parte de eso que los medios de comunicación muy acertadamente han bautizado como “Jóvenes Ocupas”. (Obviamos la K por respeto a la Real Academia de la Lengua y hacia Uds.) Nosotros somos hijos de esta ciudad a la que tanto amamos y que Vds. con esfuerzo loable van convirtiendo en cuna de hermosas tradiciones, crisol de culturas, ejemplo de civismo, solidaridad y tolerancia.
    Nosotros sabemos de la tenacidad que Vds. están poniendo en resolver los problemas que hoy tiene la ciudadanía. Reconocemos y agradecemos su abnegada entrega.
    Sin embargo, observamos apenados como este su esfuerzo resulta del todo insuficiente.
    Es por ello que hemos decidido (perdonen la palabra) tomar las riendas de nuestra vida.
    Es por ello que hemos decidido (perdonen una vez más) bajarnos del carro de la opulencia y del consumismo que deja tras de sí una estela de exclusión y miseria.
    Es por ello que queremos colaborar en encontrar soluciones a problemas que tanto nos afectan.
    Es por ello que llenamos de vida espacios abandonados. Es por ello que ocupamos.
    Nosotros sabemos también que son muchas y muy importantes sus preocupaciones, sabemos que en sus despachos se acumula el trabajo. Es también por ello que ocupamos, para aliviarles de una parte de la pesada carga. No queremos que en ello se vea una actitud amenazante, sino bien al contrario, un espíritu de colaboración social, en ocasiones quizás no exento de cierta torpeza involuntaria debida sobre todo a nuestra extremada juventud, pero nunca mal intencionada.
   Uds. deben esforzarse en comprender que es el amor el que guía nuestros pasos.
   Nosotros sabemos que Vds. en circunstancias excepcionales apelan a la ciudadanía para que se movilice en apoyo a la justicia.
   Nosotros también queremos apelar a Vds. a la tolerancia, al civismo.
   A Uds. les rogamos encarnizadamente:
   No nos desalojen, porque si lo hacen tenemos que parar todas nuestras actividades, que son muchas, y luego volver a ocupar. Esto nos causa muchos prejuicios, nos cierra puertas a una colaboración social conveniente y nos apena muchísimo.
   En el caso de que por imperativos legales o cualquier otra razón se vieran obligados a dictar orden de desalojo, no lo hagan a altas horas tales como las 7 de la madrugada.
   Estamos durmiendo. Por favor, no desalojen en días laborables, aún queda gente que trabaja y no puede venir a apoyarnos.
   Asimismo suplicamos que nos avisen con tiempo para organizar la resistencia, y en caso de suspensión de una orden se nos comunique a la mayor brevedad posible, para evitarnos esfuerzos inútiles.
   Por último un ruego más. No nos manden tantos efectivos policiales. Estos producen situaciones tan violentas como innecesarias. Además nos asustan mucho.
   Nosotros, como los peces, queremos vivir, y Uds. deben dejarnos crecer.
   Nada más, reciban nuestro más respetuoso saludo, al tiempo que les damos las gracias anticipadas por su comprensión.


   Jóvenes Ocupas y Desconcertados, por la Tolerancia y el Civismo.

 

 

Esta carta, escrita en 1998 con motivo del desalojo de La Vakeria (L'Hospitalet, Barcelona), fue tomada del libro Manual de guerrilla de la comunicación.

 



~ Vuelven los hijos del espacio

 

    Y las apariciones se suceden. A lo largo del planeta hay manifestaciones que estamos viviendo. Vuelven otra vez en sus naves para acelerar la mente de nuestra humanidad sufriente envuelta en su materia dolorosa, para introducir posibilidades de nuevos lenguajes, poner a nuestra disposición ocultos juegos, para prepararnos en fin a un Futuro de luz. Se presentaron al hombre bíblico como divinidades, como los Dioses Volantes, como los Hijos del Sol, los Venidos del Cielo y es que no existían otras metas de referencia para explicar lo extraño sino los altos conceptos de la Religión.
    Hoy día la existencia de otros conocimientos, la tecnología espacial que aumenta la capacidad humana y hasta la misma máquina como elemento sustentador de las anticipaciones entre el hecho y lo incógnito, nos da la certeza de un tiempo donde vamos al encuentro de nuestros hermanos del Cosmos. Tal vez nos guíen hacia países situados en radiantes sistemas, regiones misteriosas donde la poesía crece, comarcas del espíritu libre.
    Atrás queda el Superhombre. Aparece ahora el Ultrahombre de conciencia cósmica nacido de la unión de los Hijos del Cielo y de las madres de Tierra. Dotados de poderes espirituales superiores, establecerán dinastías sagradas de hombres verdaderos. En las literaturas antiguas se describen voces que salieron de las alturas y atravesaron nubes. Hoy las apariciones mismas no son de carácter sobrenatural sino seres reales surgidos de cuerpos aéreos. Están aquí. Entonces hay un plan cósmico en la geometría secreta del universo. Y el destino humano es controlado. La naturaleza misma programada. Tal vez la piel del mundo sea mecánica. Otra vez desde las casas cósmicas están descendiendo a fecundar y reproducir una descendencia terrestre que renueve su poder en las artes y en las ciencias. Así en cada siglo asciende la mente del hombre al conocimiento universal. En cada siglo nace un genio que adelanta la humanidad hacia una mañana de oro. Han vuelto a dejar sus semillas poderosas para que se ilumine la medida del hombre sobre el planeta.

 

Tomado del Nº 31 de Lo insólito de éste y otros mundos, 1978, Lima, Perú.

a Tope | 24hs



~ Una reflexión

 

    Señoras y señores, la realidad me tiene harto.
    Y la obligación de hacer el chusco señalando sus costados más ridículos, también.
    Los más inteligentes de nuestros lectores habrán advertido ya que esta revista —que se da aires de astuta y original— es mucho más reiterativa que otras publicaciones que acaso desdeñamos por demasiado convencionales.
    Usted, por ejemplo, ya habrá leído una docena de notas sobre la publicidad. Todas dicen lo mismo: que el tío francés es insoportable, que a los modelos infantiles da ganas de estrangularlos o que el sujeto de bigotitos que invierte en automóviles nos inspira un odio instantáneo.
    También habrá leído quinientas veces la nota evocativa “El tiempo pasa”, en la que el periodista de turno lamenta entre chanzas y juegos de palabras la desaparición de la Pomona.
    La nota “Palito Ortega es un desastre” la he escrito ya en catorce ocasiones.
    No hablemos de “Ay, qué mala es la televisión”, ni de “Los jugadores de fútbol ganan demasiado”. Estas monografías han aparecido hasta tres veces en el mismo número.
    Los nuevos profesionales que se incorporan a nuestras filas, lejos de encarar temas distintos, como “Villa Fazzulo: un barrio de porquería” o “Así trabaja un quinielero argentino”, insisten en descubrir que los teleteatros son absurdos, como si no lo supiera todo el mundo.
    No faltan tampoco los que en la cumbre de la petulancia y la soberbia, nos cuentan sus minúsculas experiencias cotidianas como si fueran acontecimientos únicos y asombrosos, o como si las confidencias estuvieran firmadas por Frank Sinatra.
    ¿A quién le ganamos? digo yo.
    Es cierto que los lectores tienen su parte de culpa. Ellos son quienes nos instan a seguir repitiéndonos, con sus cartas de aliento.
    —“Me encantó la nota “Raphael es un chitrulo”. ¿Por qué no hacen otra igual con Julio Iglesias?". José de La Paternal.
    —“Tienen mucha razón: las películas de Isabel Sarli son bastante malas. Sigan así”. Daniel, de Avellaneda.
    —"Cada vez que ustedes dicen que un artista es un pajarón, me estremezco de placer. ¡Eso es periodismo, canejo!” Analía, de Wilde.
    Hoy, estimados señores, este columnista ha resuelto ahorrarles las estulticias de siempre.
    Y —alejándose por una vez de la realidad— ha resuelto contarles leyendas.
Son leyendas porteñas, inventadas quién sabe por quién. Son breves e íntimas. Y deben ser leídas mientras se escucha un vals.

 

Nota de Alejandro Dolina aparecida en la revista Humor, Nº 13, mayo 1979.

a Tope | 24hs


~ Manifiesto del Unabomber

    96- En lo que respecta a los derechos constitucionales, considere la libertad de prensa. Ciertamente no pretendemos abolirla: es una herramienta fundamental para limitar la concentración del poder político y para controlar a quienes detentan ese poder exponiendo públicamente cualquier mal comportamiento de su parte. Pero la libertad de prensa no es de gran utilidad para el ciudadano promedio. Los medios masivos están mayormente controlados por grandes organizaciones integradas al sistema. Cualquiera con un poco de dinero puede hacer que le publiquen algo o puede distribuir ese material por Internet, pero lo que sea que él quiera expresar será ahogado por el enorme volumen de material que imprime la prensa, por lo que no logrará ningún resultado práctico. Lograr un impacto sobre la sociedad por medio de palabras es casi imposible para la mayoría de los individuos y de los pequeños grupos. Tomemos (FC) como ejemplo. Si nunca hubiésemos hecho nada violento y hubiésemos presentado estos escritos a un editor, probablemente no hubiesen sido aceptados. En caso de haber sido aceptados y publicados, seguramente no hubieran atraído demasiados lectores, ya que es más divertido mirar el entretenimiento que difunden los medios antes que leer un ensayo serio. Aun si estos escritos hubieran captado un gran número de lectores, sus contenidos hubiesen sido rápidamente olvidados debido a la gran masa de material con que se abruma a los lectores. Para hacer llegar nuestro mensaje al público con alguna posibilidad de crear una impresión duradera hemos tenido que matar personas.


Del Manifiesto del Unabomber, texto atribuido a un tal T. J. Kaczynski, quien durante veinte años realizó atentados enviando cartas bomba a universidades y aerolíneas de Estados Unidos. En 1995, el Unabomber exigió a dos diarios de tirada masiva la publicación de su texto, a cambio de suspender los ataques.

a Tope | 24hs

 

~ Increíble y creíble

    La misma "ella" tenía mucho ánimo para participar en el torneo de "2da. Copa de los Dragones de Shao Lin" del domingo 17 del mes pasado. La categoría en que ella entró fue de "principiantes". El presidente del torneo fijó que el tiempo de cada competidor de esa categoría era de tres minutos. Entonces, ella preparó un pedazo de la 2da. parte de la forma 88 que se compone de varias posturas, incluso patadas.
    Ese día, como siempre antes de más de una hora llegamos al lugar de la competencia y practicamos un rato en la acera. El estado de ella fue como el de sus compañeras: tranquila y relajada.
    Antes de competir hubo una pequeña discusión. Ella y su compañera me dijeron que el tiempo de competir para cada una era de
dos minutos. Por supuesto, no pude aceptarlo, porque este cambio repentino no es razonable. Aunque esa discusión no duró un minuto, tal vez no fuera favorable para el estado de ánimo de ellas.
    Ella fue la primera que actuó la forma en esta competencia de tai chi chuan. Qué mala suerte. Después de 1 minuto, ella no supo cómo seguir y cortó.
    El sábado siguiente en Vicente López hubo otro torneo nacional de la Federación Argentina de Wu Shu Kung Fu. Allí la categoría de principiantes fue normal sobre el tiempo: durante 5 y 6 minutos.
    Bien, ella hizo bien y ganó el segundo lugar de esta categoría. ¿Qué podemos decir?     Experiencia, tener más experiencia nos hace estar más tranquilos. Por supuesto que la estimulación de los compañeros también es muy importante.
    Todos comprobaron que a la noche de este sábado estuvo más cómoda que a la noche del domingo.


Tomado de
Nuestro Taichichuan (n°3), íntegramente redactada por el maestro Yuan Jun Min.

a Tope | 24hs


~ Viaje sentimental

    Más de un filósofo peripatético podrá haber advertido que la naturaleza establece, de su propia e indiscutible autoridad, ciertos límites y vallados para circunscribir el disgusto humano, y ha ejecutado su plan de la manera más sencilla, imponiendo al hombre la obligación, casi insuperable, de procurarse el sustento y aguantar los reveses de la fortuna dentro de su patria. Sólo allí proporciona la naturaleza al hombre aquellos objetos acomodados a compartir su felicidad o a ayudarle con el peso de esa desgracia que en todos los tiempos y lugares ha parecido excesiva para un par de brazos. Verdad es que también estamos dotados de cierta facultad restringida que nos permite expandir nuestra felicidad más allá de sus límites. Pero el desconocimiento de las lenguas, la falta de relaciones y dependencias, la diversidad de la educación, hábitos y costumbres, a tal punto nos impiden comunicar nuestras sensaciones fuera de nuestro mundo habitual, que a veces aquel don queda reducido a la más completa impotencia.
    De aquí que, invariablemente, la balanza del comercio sentimental sea contraria al aventurero expatriado: tiene éste que comprar lo que no le hace mucha falta al precio que le imponen; pocas veces se aceptará su conversación a cambio de la de los demás, sin un descuento considerable; lo cual, obligándole a buscar siempre corredores más equitativos para la pobre conversación de que dispone, ya se comprenderá, sin ser adivino, las molestias que le procura.
    Esto me lleva a mi asunto principal y me invita naturalmente a escribir sobre las causas eficientes y las causas finales del viajar.
    Toda esa gente ociosa que abandona su país natal por el extranjero tiene su razón o razones, las cuales derivan de una de estas tres causas generales:
    Enfermedad del cuerpo,
    Imbecilidad de la mente, o
    Necesidad inevitable.
    Las dos primeras clases comprenden a todos los que viajan por mar y tierra, sea por orgullo, curiosidad, vanidad o melancolía, subdivididos y combinados
in infinitum.
    La tercera clase comprende al numeroso ejército de mártires peregrinos, y más especialmente a los que viajan prevalidos de su condición clerical; a los delincuentes, que viajan bajo la dirección de las autoridades, por exhorto del magistrado, y a jóvenes trasladados por la crueldad de sus padres o tutores...
    Todavía hay una cuarta clase... Me refiero a los que cruzan el mar y se establecen en tierra extraña, con el fin de ahorrar dinero, por varias razones y bajo pretextos cualquiera. A éstos les desginaré con este nombre: Simples viajeros.
    De modo que el ciclo completo queda reducido a estas secciones:
    Viajeros ociosos,
    Viajeros curiosos,
    Viajeros embusteros,
    Viajeros vanidosos,
    Viajeros melancólicos.
    A continuación vienen los de necesidad:
    Viajeros felones y delincuentes,
    Viajeros inocentes e infortunados
    Simples viajeros.
    Y, finalmente, con vuestro permiso:
    El viajero sentimental, (o sea yo)...

Lawrence Sterne (1713-1768), Viaje Sentimental (1768), Colección Austral, Ed. Espasa-Calpe, Bs. As., 1948.

a Tope | 24hs


~ Petrona C. De Gandulfo: Una mujer positiva

    NACE UNA ESTRELLA
    A los 18 años casi llega a ser artista de cine y luego, sin quererlo, se convirtió en estrella de la cocina. La cosa fue así. Había cursado su primer año secundario en su provincia natal, Santiago de Estero, y se vino para Buenos Aires. Alta, elegante, comunicativa no tardó en ponerse de novia, motivo por el cual rechazó trabajar en una película a rodarse. Pero en cambio, concurrió a un llamado de la Compañía de Gas que pedía jovencitas solteras para hacer demostraciones culinarias. Entraron 20. Pero ella se destacó del conjunto por su empeño, su pujanza, sus deseos enormes de progresar y, sobre todo, de dar. Porque Doña Petrona Carrizo de Gandulfo tiene el placer de dar: conocimientos, cariño, ayuda moral y material a todos los que se acerquen a ella. El triunfo no viene solo para nadie, hay que buscarlo. Petrona lo sabe, lo supo siempre. No se contentó con hacer demostraciones culinarias y con colaborar en "El Hogar"; alquiló media hora de radio para ella sola y se encargó también de conseguir sus anunciantes: primero radio Argentina, después Excelsior, luego El Mundo y poco a poco, nace la gran vedette que hoy conocemos, tan auténtica como inigualada.

    EN FAMILIA
    Su marido (Don Atilio), su hijo (Francisco), su nuera (Chichita) y sus dos nietos (Marcela de 11 años y Alejandro de 9) conforman, junto con Juanita, su núcleo familiar. Vive en una residencia en la calle Malaver, de Olivos, frente a la quinta presidencial. Está en pie a las 7 de la mañana y no para hasta las 10 de la noche, hora en que se acuesta rendida y sin insomnios.
    Los fines de semana da rienda suelta a us hobby preferido: jugar canasta "día y noche" con sus amigas y, claro, siempre por plata si no no tiene gracia. Está perfectamente conectada con el mundo que la rodea: lee dos diarios por día y ve televisión; aplaudió hace unos días la película "Juan Moreira"; terminó "Papillón" e inunda la casa de música "beat", su preferida. El orden que se aprecia por todos lados no es más que el reflejo del orden interior de Petrona, que vive feliz con su marido, manager, gourmet, colaborador incansable y el "asador" oficial de la casa.

    EL CARACTER DE PETRONA
    Es fuerte y dominante pero por la simple razón de que le gustan las cosas bien hechas y, principalmente, derechas. Se subleva frente a la hipocresía, la falsedad y la violencia y reacciona siempre con su arma infalible que es el decir lo que siente sin contemplar conveniencias pero sin agredir, ni menos herir, al destinatario de sus palabras. Esa misma sinceridad que la caracteriza la obliga a admitir que no tiene academias no solamente porque no le queda tiempo sino además porque a ella le gusta estar en todos los detalles, hasta en los más pequeñitos. Ella, siempre con buen carácter y buen humor, se arriesga, se compromete y nunca le escapa al bulto con palabras o con acciones de doble faz. Trabaja para ayudar a la mujer, para darle lo que sabe y como lo sabe, con todos sus detalles. Por eso prepara los platos ante las cámaras tal como ella los hace en su cas y se arriesga a desmoldar para que en caso de fracasar, pueda enseguida dar la solución al problema. Porque para Petrona no hay fracasos sin solución. Toda su vida es tremendamente POSITIVA. Por eso está llena de amigos y de éxitos.

Por Elsa San Martín, en el número 73 de la revista Mucho Gusto de septiembre de 1974. 

a Tope | 24hs


~ Descripción de objetos robados

Es esencial que el policía investigador o el detective obtengan una descripción completa de los objetos robados. A continuación damos los principales detalles descriptivos de artículos que están expuestos a robo o pérdida:

Relojes: De qué metal es la caja, marca, descripción de la caja y de la máquina y sus respectivos números; si es de hombre o de mujer; si tiene tapa sobre el vidrio o no; iniciales, monogramas o inscripciones; valor.

Anillos: De qué metal; si son de hombre o de mujer; estilo; montadura; clase y número de piedras; peso; nombre del fabricante; iniciales u otras marcas; valor.

Cubiertos de mesa: Nombres de los objetos; de plata maciza o plateados; pesados o ligeros; nombre del fabricante; diseño; si son lisos, con flores, animales u otros dibujos; iniciales, inscripciones, monogramas; valor.

Billeteras, bolsos de mano, maletas, etc.: Nombre del artículo; material; tamaño; color; forma; iniciales u otras marcas; valor; contenido.

Ropa: Nombres de las prendas; material; estilo; tamaño; color; nombre del fabricante; iniciales u otras marcas; valor; marcas de tintorería o lavandería; marbete de sindicato.

Animales: Clase; tamaño; color o marcas distintivas; edad, sexo, etc.

Motocicletas: Marca; año del modelo; número de cilindros; número del fabricante; marca del asiento; marca y estado de los neumáticos; posición del velocímetro; bocina; luces delanteras y traseras; marcas distintivas; número de placas.

Máquinas de escribir: Marca; números de serie y del modelo.

Tomado del libro Métodos modernos de investigación policíaca, Harry Soderman y John O´Connell, Editorial Limusa, México, 1974.

a Tope | 24hs


~ Animales que desaparecen

    El ñu de cola blanca es un animal de curioso aspecto: ¿cómo puede uno imaginarse un animal con el pelo y las patas de un esbelto pony, una cara grande y chata con las aletas de la nariz muy separadas, una gran melena de pelo blanco sobre un cuello robusto y una cola como un penacho largo, blanco y esplendoroso? Los cuernos, que son como los de los búfalos, se abren curvados hacia arriba por encima de los ojos del animal, que nos mira por debajo con una expresión perpetua de indignación y sospecha. Si el ñu tuviera un comportamiento normal, este aspecto no sería tan notable, pero el caso es que no se comporta normalmente, sino todo lo contrario. Lo único que cabe decir de su conducta, y no resulta en absoluto suficiente, es que sus actos son una mezcla de baile de rock y ballet, con un poquito de yoga para más variedad.
    Por las mañanas darles de comer siempre me llevaba el doble de tiempo que debía, porque los ñu empezaban a representarme su número, y el espectáculo era tan cómico que me hacía perder todo sentido del tiempo. Hacían piruetas y coceaban, galopaban, se ponían en dos patas y hacían cabriolas, mientras lanzaban las patas delgadas en todas direcciones y en ángulos extraordinarios y antianatómicos, blandiendo y retorciendo las colas igual que mueve su látigo el domador de un circo. En medio de este extraño baile se detenían de repente a contemplarme, mientras lanzaban relinchos vibrantes e indignados ante mis risas. Yo les miraba efectuar su danza rápida y absurda por el prado y me recordaban, con sus actitudes y sus bobadas, a alguna extraña criatura heráldica de un escudo de armas antiguo, que hubiera cobrado vida por un milagro y se dedicara a hacer cabriolas y posar en un prado de hierba verdísima.

Gerald Durrell en Animales en general, Alianza Cien, Madrid, 1994.

a Tope | 24hs


~ Declaración de Caffaratto

    Descargo de Caffaratto (el apellido no fue cambiado para proteger su identidad), demandado por una vecina ante un Juzgado de Paz. Las declaraciones, mecanografiadas por un suboficial de la policía bonaerense, se transcriben aquí sin enmiendas:

    "Para la apreciación de la prueba bastara la intima convicción del Juez, fundado en las reglas de la sana critica.
   
Seguidamente manifiesta que presta su conformidad con ser patrocinado con el Sr. Defensor Oficial en turno del Departamento Judicial de ---, cuya presencia en este acto no requiere y que se encuentra conforme con los peritos designados a tales efectos. Seguidamente la instrucción le pone de manifiesto el derecho que le confiere el art. 313 del Código de Procedimiento Penal de la Pcia. de Buenos Aires, por lo que si prefiere ser interrogado por la instrucción, o dictar su declaración, MANIFIESTA: Hace un mes mas o menos me puse a cortar la parra y apoye la escalera sobre la pared de ella. No habia testigos, pues estaba el hijo, la madre, ella, la denunciante me grito Ignacio, saca la pistola, tres veces, yo no me asuste, y entonces se acerco a la escalera y me tiro soda y yo le dije tira mas, y me dijo gordo pajero. Me dijo sos un loco igual que tu mama. Yo estaba de mi lado cortando. Si en vez de tirar la soda me tiraba el sifon que pasaba. Ella me busco pelea, yo no reaccione. Yo a la policía no le dije que me habia amenazado porque no habia testigos y no tenia sentido. Después le dije a la mujer que su marido era un cuatro de copa. Cuando me insulto.- Asimismo y de acuerdo al Art. 314 del CPP, se le pone de manifiesto que la falta por la que se encuentra detenido es excarcelable de acuerdo a la ley 11922, y el plazo para resolver la misma si se dedujere es de 24 hs. Y previa caución..Lo expuesto es cuanto tiene que declarar, por lo que se da por finalizado el acto previa lectura que de por si se da de la misma firmando al pie para constancia junto al Sr. Juez y el actuario. -----------------------

a Tope | 24hs


~ La gloria (fragmento)

    En la final me mandaron a Matthäus encima. Ese sí que sabía, no era una marca al hombre común. Normalmente, los que te hacen marca personal son torpes, pero Lothar sabía jugar; podía ser diez, podía marcar, terminó siendo líbero. Un fenómeno. Yo busqué el gol desesperadamente, quería mi gol, pero más quería ganar, más quería ganar.
    Hicimos dos golazos, primero: el cabezazo del Tata Brown, porque se lo merecía como nadie, porque había reemplazado a Passarella y había jugado mejor que todos, y el de Valdano, porque fue un resumen de lo que Carlos nos pedía y una demostración de lo que era Jorge física y futbolísticamente.
    Cuando nos empataron, yo no me asusté. Para nada... Nos habían cabeceado dos veces en el área, sí, una cosa imperdonable para cualquier equipo en serio, pero... Le miraba las piernas a Briegel y estaban hechas un garrote, sabíamos que iba a llegar, que el triunfo iba a llegar. Cuando volvimos a la mitad de la cancha, para sacar, aplasté la pelota contra el piso, lo miré a Burru y le dije: "¡Dale, dale que están muertos, ya no pueden correr! Vamos a mover la pelotita que los liquidamos antes del alargue". Y así fue, nomás: giré atrás de la mitad de la cancha, levanté la cabeza y vi cómo se le abría un callejón enorme a Burrruchaga para que corriera, para que corriera hasta el arco... Briegel le había quedado de atrás, a sus espaldas, y ya no iba a tener potencia para alcanzarlo. Entonces, le cachetié así a la pelota, bien al claro. Y se fue Burru, se fue Burru, se fue Burru... ¡Gol de Burru! ¡Cómo grité ese gol de Burruchaga, cómo lo grité! Me acuerdo que hicimos una montaña enorme, uno arriba del otro, ya nos sentíamos campeones del mundo, faltaban seis minutos, ya estaba y... Bilardo nos empezó a gritar:
¡Déjense de joder, déjense de joder! ¡Vayan a marcar, vos y Valdano a marcar, dale, dale!

Obtenido en Yo soy el Diego de la gente, la autobiografía de Diego Armando Maradona, alias El 10 o Pelusa.

a Tope | 24hs


~ José Luis Borges

    Fernando Sorrentino: ¿Qué le parece el hecho de que todos lo reconozcan por la calle?
    Jorge Luis Borges:
Bueno, yo no diría todos, pero me es grato saludarme con desconocidos. Siento amistad por ellos y siento gratitud... Una vez me encontré con un boxeador, creo que se llamaba Selpa. Yo estaba con Emma Risso Platero, salíamos de un restaurante de la calle Esmeralda, y Selpa me reveló su existencia y me abrazó. Yo me sentía ligeramente incómodo, pero al mismo tiempo, agradecido, ¿no? Selpa, en vez de llamarme Jorge Luis Borges, me llamó José Luis Borges, y yo me di cuenta de que eso no era una equivocación, sino una corrección. Porque Jorge Luis Borges es muy duro; en cambio, José Luis Borges suena mucho más atenuado. ¿Por qué repetir un sonido tan feo como orge? Creo que no urge repetir el orge, ¿no? Creo que, a la larga, yo voy a figurar en la historia de la literatura como José Luis Borges.
    F.S.: Bueno, justamente, en el diccionario Larousse figura como José Luis, sin duda por errata.
    J.L.B.: Está bien: las erratas suelen decir la verdad. A mí me gustaría ahora firmar Luis Borges. Pero todo el mundo me dice que eso se va a notar como una excentricidad; que, aunque Jorge Luis Borges es feo, la gente ya se ha habituado a esa fealdad. En todo caso, sería mejor buscarme un seudónimo total, porque Luis Borges se aleja de Jorge Luis Borges, pero no lo bastante como para que no se note el parentesco.


Grandes Reportajes, Siete conversaciones con Jorge Luis Borges, de Fernando Sorrentino, Editorial El Ateneo, 1996.

a Tope | 24hs


~ Viaje al Río de la Plata (fragmentos)

    En que se trata de la ruta y viaje que yo, Ulrico Schmidl, de Straubling, hice en el año 1534, A.D., partiendo el 2 de agosto de Amberes, arribando per mare a España y más tarde a las Indias, todo por la voluntad de Dios Todopoderoso. También de lo que ha ocurrido y sucedido a mí y mis compañeros, como se cuenta más adelante.
    (...)
    V
    De esta isla navegamos luego a otra que se llama Río Janeiro, y los indios se llaman tupís, donde estuvimos como catorce días. Ordenó allí don Pedro Mendoza que nos gobernara en su lugar don Juan Osorio, quien era como su propio hermano, pues él se encontraba enfermo, tullido y decaído. Pero el referido Juan Osorio fue calumniado y denunciado a su hermano jurado, don Pedro Mendoza, como que pensara levantar y amotinar la gente contra él. Por esto don Pedro Mendoza ordenó a otros cuatro capitanes, llamados Juan Ayolas, Juan Salazar, Jorge Luján y Lázaro Salvago, que apuñalaran al referido Juan Osorio y lo dejasen tendido en medio de la plaza por traidor; pregonando y ordenando que nadie se moviera ni protestase a favor de dicho capitán Juan Osorio, pues correría igual suerte. Se le hizo injusticia, como bien sabe Dios Todopoderoso; era un recto y buen militar y siempre trató muy bien a los soldados. ¡Dios sea con el clemente y misericordioso!
VI
    Desde allí zarpamos al Río de la Plata, y después de navegar quinientas leguas llegamos a un río dulce que se llama Paraná Guazú y tiene una anchura de cuarenta y dos leguas en su desembocadura al mar. Allí dimos en un puerto que se llama San Gabriel, donde anclaron nuestros catorce buques, y de inmediato nuestro capitán general don Pedro Mendoza ordenó y dispuso que los marineros condujesen a la gente a la orilla en los botes, pues los buques grandes solamente podían llegar a una distancia de un tiro de arcabuz de la tierra; para eso se tienen los barquitos que se llaman bateles o botes.
    Desembarcamos en el Río de la Plata el día de los Santos Reyes Magos en 1535. Allí encontramos un pueblo de indios llamados charrúas, que eran como dos mil hombres adultos; no tenían para comer sino carne y pescado. Éstos abandonaron el lugar y huyeron con sus mujeres e hijos, de modo que no pudimos hallarlos. Estos indios andan en cueros, pero las mujeres se tapan las vergüenzas con un pequeño trapo de algodón, que les cubre del ombligo a las rodillas. Entonces don Pedro Mendoza ordenó a sus capitanes que reembarcaran a la gente y se la pusiera al otro lado del río Paraná, que en ese lugar no tiene más de ocho leguas de ancho.
    VII
    Allí levantamos una ciudad que se llamó Buenos Aires: esto quiere decir buen viento. También traíamos de España, sobre nuestros buques, setenta y dos caballos y yeguas, que así llegaron a dicha ciudad de Buenos Aires. Allí, sobre esa tierra, hemos encontrado unos indios que se llaman querandís, unos tres mil hombres con sus mujeres e hijos; y nos trajeron pescados y carne para que comiéramos. También estas mujeres llevan un pequeño paño de algodón cubriendo sus vergüenzas. Estos querandís no tienen paradero propio en el país, sino que vagan por la comarca, al igual que hacen los gitanos en nuestro país. Cuando estos indios querandís van tierra adentro, durante el verano, sucede que muchas veces encuentran seco el país en treinta leguas a la redonda y no encuentran agua alguna para beber; y cuando cogen a flechazos un venado u otro animal salvaje, juntan la sangre y se la beben. También en algunos casos buscan una raíz que se llama cardo, y entonces la comen por la sed. Cuando los dichos querandís están por morirse de sed y no encuentran agua en el lugar, sólo entonces beben esa sangre. Si acaso alguien piensa que la beben diariamente, se equivoca: esto no lo hacen y así lo dejo dicha en forma clara.
    Los susodichos querandís nos trajeron alimentos diariamente a nuestro campamento, durante catorce días, y compartieron con nosotros su escasez en pescado y carne, y solamente un día dejaron de venir. Entonces nuestro capitán don Pedro Mendoza envió en seguida un alcalde de nombre Juan Pavón, y con él dos soldados, al lugar donde estaban los indios, que quedaba a unas cuatro leguas de nuestro campamento. Cuando llegaron donde aquellos estaban, el alcalde y los soldados se condujeron de tal modo que los indios los molieron a palos y después los dejaron volver a nuestro campamento. Cuando el dicho alcalde volvió al campamento, tanto dijo y tanto hizo, que el capitán don Pedro Mendoza envió a su hermano carnal don Jorge Mendoza con trescientos lansquenetes y treinta jinetes bien pertrechados; yo estuve en ese asunto. Dispuso y mandó nuestro capitán general don Diego Mendoza, juntamente con nosotros, matara, destruyera y cautivara a los nombrados querandís, ocupando el lugar donde éstos estaban. Cuando allí llegamos, los indios eran unos cuatro mil, pues habían convocado a sus amigos.


No hay en nuestras arcas mucha información acerca de Ulrico Schmidl. Se sabe, sí, que era un soldado alemán, que acompañó a Pedro de Mendoza en la fundación de la primera Buenos Aires. Se quedó en el Río de la Plata durante 17 años. Ya en su patria, redactó sus memorias de aquel viaje y la primera edición data de 1567. Viaje al Río de la Plata es el primer documento escrito sobre esta zona del mapa.

a Tope | 24hs


~ Hay una deportista más en el mundo

Nota: En el deporte, si un aficionado quiere participar en el torneo, le llamamos "deportista". Taichichuan en China se considera un deporte, por eso si un practicante quiere competir la forma de taichichuan, lógicamente se puede llamar "deportista". El deportista de taichichuan. Título de este artículo, "hay un deportista más", es por esta explicación.

    La Sra. Anne vino a la plaza Rodríguez Peña a practicar taichichuan con nosotros por recomendación de la Sra. Rosalía que es maestra de Yoga, con más de 30 años de enseñanza en el Club Gimnasia y Esgrima. Encontré que a ella le gustaba mucho taichichuan y seguía bien los movimientos de los alrededores. Después de más de un mes, porque vi que ella venía normalmente cada martes, le propuse que sería mejor tomar la clase individual.
    (...) En el mes de Julio fue a visitar a sus padres. Cuando volvió, no dijo:"no pude practicar, ahora quiero aprender de cero". Le enseñé la forma de la espada enseguida y le pedí que la preparara bien para el torneo "2° copa de los dragones de Shaolin".
    Ella siempre habla de la palabra "experiencia". Esto explica que ella sabe profundamente la importancia de "experiencia", por eso sin duda dijo: "quiero ir". (Porque algunos pueden contrapreguntar, "puedo ser?)
    El torneo fue el domingo 17 del mes pasado. Ella habló con su marido cuidando dos hijos en casa. Porque todos los torneos a los que fuimos fueron muy pesados, impuntuales, largos, el ruido fuerte, el aire sin circulación, a veces muy caliente y sofocante. Competir no es fácil, competir en paz tal vez sea más difícil. La competición de taichi es muy distintiva.
    No importa ganar o no ganar. Tener las experiencias reales es más importante. Después de la competencia estaba un poco cansada pero alegre.
    El paso de progresión no paró, ella debía preparar el programa de la exhibición del domingo siguiente.
    Todo anduvo bien. Es como una deportista de taichichuan.

Leído en el n°3 de la imperdible Nuestro Taichichuan, redactada por el maestro Yuan Jun Min. Consiga su ejemplar y números atrasados en: nuestrotaichichuan@yahoo.com.ar

a Tope | 24hs


~ Entrevista a Marlon Brando

    (...) Muy raramente los actores expresan sus opiniones políticas mediante escritos o reportajes aparecidos en diarios norteamericanos o en la prensa internacional...
   
Marlon Brando:
Es verdad, pero creo que eso ocurre porque nunca los periodistas interrogan a los actores acerca de sus opiniones políticas. Habitualmente, los periodistas quieren saber de un actor qué películas ha hecho; qué películas no ha hecho; qué películas hará; qué piensa del cine; qué camisas usa; qué chicas le gustan; con qué mujer se casaría; y así por el estilo. Para la gran mayoría de los periódicos, estas estupideces se les antojan cosas importantes. Hay algún diario o revista menos convencional que no se ocupa de semejantes cosas, sino que busca argumentos más inteligentes y se interesa por lo que los actores piensan como hombres y como ciudadanos, pero representan un fenómeno de minoría, sin gran peso en la opinión pública. El actor vive en el centro de un gran business, y, por consiguiente, sus vinculaciones se establecen sobre todo con los periódicos que representan a grandes fuerzas económicas y que pueden depararles dinero o publicidad. Créame, a los actores nunca se le formulan preguntas políticas.
   
Existen dos posiciones frente al problema del desarme. La d